SayRol-SayWhen

Month: April 2016

¿Europa a bajo costo? Sí, se puede

ciudades del mundoConocer Europa es el sueño de muchos de los que nacimos en el llamado Nuevo Continente. Para quienes se interesan en la historia, la cultura y el arte, resulta fascinante ver las obras y creaciones que constituyen el espíritu de la civilización occidental, aunque también comunican las influencias de pueblos mucho más antiguos y distantes.

Ahora que si se prefiere la moda y el glamour, no hay más que recordar que ciudades como París, Milán o Londres marcan las tendencias en este ámbito. Y claro, está la naturaleza espectacular e indómita, que aún puede apreciarse en países como Irlanda, Escocia, Islandia o Georgia.

En fin, sin menospreciar ninguna región del mundo, porque en todas hay belleza, debemos admitir que Europa siempre llama. No obstante, también está el obstáculo que detiene a la mayoría, el dinero. Los americanos no tenemos más opción que el avión para viajar a Europa, salvo que se disponga de varios meses para una travesía en barco, y por más que se busquen ofertas, el vuelo ya es un buen gasto.

A lo anterior hay que sumar el alojamiento, las comidas y, por supuesto, el costo de las distintas atracciones que se quieran visitar. En suma, cumplir el sueño no es algo sencillo y mucho menos barato. Pero la buena noticia es que tampoco es imposible, porque hay varias estrategias para reducir los costos y motivarnos a emprender el esfuerzo de ahorrar.

  1. Elige temporadas bajas y destinos menos cotizados

Todos sabemos que durante las temporadas vacacionales, los precios de cualquier servicio relacionado con la industria turística se incrementan. Sucede así en todo el mundo y por ello son las fechas menos recomendables para viajar barato. Siempre que sea posible, planea tus vacaciones para las temporadas bajas; los mejores meses son de enero a marzo (a menos que la Semana Santa no caiga en este mes) y de septiembre a noviembre.

Algo más a considerar es la selección del destino. Viajar a ciudades como París, Londres o Madrid, siempre será más caro que hacerlo a otras, con menor demanda. “Pero –te preguntarás–, ¿y si ésas son las ciudades que quiero conocer?”. En el siguiente punto te doy la solución.

  1. Utiliza las aerolíneas de bajo costo

Una vez en Europa, viajar entre ciudades de distintos países es relativamente barato. La clave son las aerolíneas de bajo costo, que ofrecen el equivalente a los vuelos Volaris, Interjet o VivaAerobus de nuestro país. Viajar con compañías como Ryanair, Vueling, Swiss o Germanwings es mucho más barato que trasladarse en autobús o tren. Un vuelo redondo de Barcelona a Londres, por ejemplo, puede encontrarse hasta por 22 euros (aproximadamente 400 pesos mexicanos). Sí, verdaderas gangas; sólo fíjate muy bien en las condiciones y restricciones de cada aerolínea, sobre todo en cuanto al equipaje.

  1. Busca alojamientos baratos

reserva-tu-vueloSi lo que buscas es el ahorro y no tanto el glamour, los hostales son tu mejor opción. Encontrarás comodidad, servicios básicos, pero de calidad, y lo más importante, estarás seguro. El portal líder para reservar este tipo de alojamientos es Hostelworld.com. Ahí puedes consultar información y fotos de hostales, no sólo europeos, sino que también puedes encontrar hoteles en México DF y en todo el mundo. Además, tienes las opiniones de los usuarios, que son de gran ayuda para resolver tus dudas en cuanto a los servicios, la ubicación, el ambiente y la seguridad de un alojamiento.

  1. Aprovecha las actividades gratuitas

¡Sí, las hay! Y no creas que se trata de cualquier cosa. Recintos que albergan joyas de la historia, el arte y la arqueología, como el British Museum de Londres o la Biblioteca del Trinity College de Dublín, son gratuitos todos los días del año. Incluso puedes recorrer un par de salas, salir a comer y regresar por la tarde, si así lo deseas. Otros museos son gratuitos en fechas especiales, como el primer domingo del mes, el día de alguna festividad nacional o ciertos días de la semana, especificados en las webs de cada recinto. También hay visitas guiadas, espectáculos al aire libre, degustaciones y exposiciones que no tienen una tarifa determinada, aunque se sugiere dar alguna propina.

Ahí lo tienes, el sueño de las vacaciones europeas no es imposible. Así que, a llenar el cochinito y pensar en ponerle fecha a tus próximas vacaciones.

April 3, 2016     0 Comments